enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Cortona Pietro da

 
     
  (Pietro Berrettini) (1596-1669). Pintor, arquitecto, decorador y diseñador italiano, el genio más versátil, después de Bernini, del pleno Barroco en Roma. Se le conoce con el nombre de su villa natal, en la Toscana, y probablemente realizó una primera formación con su padre, un cantero, antes de su aprendizaje como pintor en Florencia. En 1612 o 1613 se trasladó a Roma. Sus primeras obras importantes fueron los frescos para la iglesia romana de Santa Bibiana (1624 - 1626), encargados por Urbano VIII (Maffeo Barberini), siendo el mecenazgo de los Barberini un factor fundamental en su carrera artística. Para su palacio pintó su obra más destacada, un fresco representando una Alegoría de la Divina Providencia y el poder de los Barberini. Fue comenzado en 1633, pero interrumpió su ejecución en 1637 para ir a Florencia, donde el gran duque de Toscana le había encargado cuatro frescos para el palacio Pitti; regresó a Roma para terminarlo en 1639. Esta obra, una de las claves del desarrollo de la pintura barroca, es un triunfo del ilusionismo, ya que el centro de la bóveda se representa abierto al cielo y las figuras, vistas desde abajo (di sotto in su) parecen alternativamente penetrar o salir del interior del recinto. Es una demostración de la idea de Cortona, que quedó bien patente en una famosa controversia sostenida con Andrea Sacchi en la Accademia di San Luca, de que una pintura de historia podía compararse con un poema épico y debía tener muchas figuras; Sacchi, partidario de la simplicidad y claridad clásicas, defendía la utilización del menor número de figuras posible. Entre 1640 y 1647, Pietro estuvo de nuevo en Florencia para concluir las decoraciones del palacio Pitti, donde le fueron encargadas otras siete bóvedas (terminadas por su discípulo Ciro Ferri, 1634-1689). Estas Alegorías de las Virtudes y los Planetas presentan elementos de estuco, que unifican las partes pintadas con el marco arquitectónico de las salas, y esta fórmula decorativa tuvo enorme influencia, no sólo en Italia, sino también en Francia. (Cortona declinó una invitación del cardenal Mazarino, 1602-1661, pero su estilo llegó de la mano de su discípulo Romanelli.) De 1647 hasta su muerte, Cortona trabajó nuevamente en Roma, siendo sus principales obras de este período una gran serie de frescos para Santa Maria in Vallicella (la Chiesa Nuova, 16471665), en la que, como en las decoraciones del palacio Pitti, la pintura y el estuco se combinan espectacularmente. A lo largo de toda su carrera realizó, asimismo, cuadros de caballete de temas religiosos y mitológicos. En una ocasión escribió que la arquitectura era para él meramente un pasatiempo, pero se sitúa entre los más grandes arquitectos de su época. Su obra maestra es la iglesia de Santi Martina e Luca de Roma (1635-1650), la primera iglesia barroca proyectada y construida como una unidad completa. Aunque su arquitectura presenta el mismo vigor que su pintura, hay menos correspondencia entre ambas de lo que podría esperarse; nunca decoró ninguna de sus iglesias, que, consecuentemente, deben considerarse concebidas sin el ornamento de frescos. La gran reputación de Cortona en su época se derrumbó, como la de muchos otros artistas barrocos, en el siglo siguiente. En un famoso pasaje de su Dizionario delle belle arti (1797), Francesco Milizia escribía: «Borromini en la arquitectura, Bernini en la escultura, Pietro da Cortona en la pintura y el Cavalier Marini en la poesía representan un gusto decadente que ha contaminado a un gran número de artistas».  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Cortese
 
cosmatesca (obra labor)
 
     

Otros términos : Mulready William | Stella Frank | nazarí arte

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta