enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Dyck Anton van

 
     
  (1599 - 1641). El mayor pintor flamenco del siglo xvii, excepción hecha de Rubens. En 1609 inició su aprendizaje con Hendrick van Balen en su ciudad natal de Amberes, mostrándose excepcionalmente precoz. Aunque no llegó al rango de maestro en el gremio de pintores hasta 1618, existen pruebas de que estuvo trabajando por su cuenta algunos años antes, aun cuando lo prohibiesen las reglas del gremio. Probablemente, poco después de graduarse entró en el taller de Rubens. Estrictamente hablando, no debería llamársele discípulo de Rubens, pues ya era pintor consumado cuando fue a trabajar con él. No obstante, los dos años que pasó con Rubens fueron decisivos, y es inconfundible el sello de este artista en la pintura de Van Dyck, si bien el estilo de este último fue siempre menos enérgico. En 1620, Van Dyck viajó a Londres, donde pasó unos meses al servicio de Jacobo I; y después, en 1621, a Italia, que recorrió durante bastante tiempo. En Italia, Van Dyck atenuó la robustez flamenca de sus primeras obras y creó ese estilo refinado y elegante que fue característico de su obra el resto de su vida. Y fue en Italia donde, mientras pinta la gran serie de retratos barrocos de la aristocracia genovesa, creó el tipo «inmortal» de noble, con porte orgulloso y figura esbelta. Los años entre 1628 y 1632 los pasó principalmente en Amberes. Desde 1632 hasta su muerte estuvo en Inglaterra -exceptuando algunas visitas al continente- como pintor de Carlos I, de quien recibió el título de caballero. Durante esos años se ocupó casi por completo de la realización de retratos. Quizá la prueba más contundente de su talento como retratista es el hecho de que actualmente veamos a Carlos I y su corte a través de los ojos de Van Dyck. Se le suele acusar de halagar invariablemente a sus modelos, pero no todos sus mecenas habrían opinado lo mismo. Cuando la condesa de Sussex vio el retrato (actualmente perdido) que Van Dyck le había pintado, pensó que no había «salido favorecida» y que «sin ningún afecto hacia mí, la cara es tan grande y tan gorda que no me gusta nada en absoluto. Parece como si me hubiera golpeado el viento. Pero en el fondo, creo que se parece al original.» La influencia de Van Dyck en la retratística inglesa ha sido profunda y duradera: Gainsborough, especialmente, sintió gran veneración por él, y además sirvió de inspiración para otros muchos artistas hasta principios del siglo xx, cuando los retratos de sociedad dejaron de ser una forma importante de expresión artística. Van Dyck pintó asimismo temas religiosos y mitológicos y, por otro lado, en sus paisajes a la acuarela (BM, Londres) se pone de manifiesto una sorprendente faceta de su actividad. Su Iconografía (1645) está formada por una serie de grabados de contemporáneos famosos. El propio Van Dyck grabó al aguafuerte algunas de las planchas, y otras muchas se grabaron a partir de sus dibujos y esbozos al óleo. En el Mus. del Prado de Madrid se conserva una importantísima colección de lienzos de este artista. E  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Duyster Willem Cornelisz
 
Eakins Thomas
 
     

Otros términos : Codde Pieter | Sérusier Paul | Roger de Helmarshausen

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta