enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Holbein Hans

 
     
  (1497/98
1543). Pintor y grabador alemán, famoso sobre todo como uno de los mejores retratistas de todos los tiempos. Se formó en su ciudad natal de Augsburgo con su padre Hans Holbein el Viejo (h. 1465-1524), otro de cuyos hijos, Ambrosius (1494-h. 1519), fue también pintor, y hacia 1514 se trasladó a Basilea. Allí encontró rápidamente empleo como dibujante para impresores, y en 1516 pintó los retratos del burgomaestre Meyer y de su esposa (Offentliche Kunstsammlung, Basilea). Entre 1517 y 1519 estuvo trabajando en Lucerna, donde ayudó a su padre en la decoración de una casa para la familia Von Hertenstein (actualmente destruida). Es posible que, durante ese período, cruzara los Alpes y visitara Lombardía, pues a su regreso de Basilea, donde permaneció hasta 1526, su estilo era menos duro, el modelado más suave, y la composición más monumental. El desgarrador Cristo en la tumba (1521 o 1522, Offentliche Kunstsammlung) posee una fuerza de expresión combinada con un dominio del claroscuro que casi rivaliza con Leonardo da Vinci. A la sazón era ya el pintor más destacado de Basilea, y por la misma época recibió un importante encargo para decorar el Ayuntamiento con escenas de la Justicia tomadas de la historia clásica. Aparte de algunos fragmentos que se conservan en la Offentliche Kunstsammlung de Basilea, dichas escenas se han perdido, aunque las podemos apreciar a través de las copiás. Siguió también trabajando para estampadores, ejecutando, entre 1523 y 1526, su obra más famosa en este campo, las series de la Danza de la Muerte. Como éstas reflejaban la nueva tendencia crítica de la Reforma, no fueron publicadas hasta 1538, en Lyon, fecha a partir de la cual gozaron de gran popularidad, haciéndose varias ediciones de las mismas. Sus retratos más notables de esos años son los de Erasmo (Louvre, París; Col. Conde de Radnor, Longford Castle, Wiltshire; y Offentliche Kunstsammlung, Basilea; todos h. 1523). En ellos, y tal vez por deseo de los retratados, se aventuró a utilizar la fórmula del estudioso en su estudio, empleada por primera vez por Quentin Massys, también para un retrato de Erasmo (1517, Gal. Naz., Roma). Una visita a Francia en 1527 le proporcionó un mayor conocimiento de la pintura del Renacimiento, especialmente a través de las obras de Rafael que se hallaban en la colección real, y el efecto que eso produjo se puede apreciar en la Virgen del burgomaestre Meyer (1526, Schlossmus., Darmstadt), donde tanto la Madre como el Niño tienen una belleza ideal que no es en absoluto alemana, aunque los retratos de los donantes poseen un espléndido naturalismo. Los disturbios de la Reforma significaron el declive del mecenazgo en Basilea, por lo que en 1526, provisto de una carta de presentación de Erasmo para Sir Tomás Moro, Holbein buscó trabajo en Inglaterra. Su gran retrato de grupo de la familia de Moro (perdido, aunque se conservan copias posteriores en la NPG de Londres y en el Priorato de Nostell, West Yorkshire) es un hito en el arte europeo, pues ningún artista había realizado antes un retrato de grupo con figuras de tamaño natural en su propia casa. Varios retratos individuales datan de esa visita, si bien Holbein no obtuvo otros encargos, por lo que volvió a su ciudad en 1528. Sin embargo, Basilea no era ya la misma. La pintura religiosa estaba prohibida, y el conflicto religioso era intenso. Holbein aceptó la Reforma, reanudó su trabajo en el Ayuntamiento y ejecutó numerosos diseños para vidrieras. En 1532 dejó en Basilea a su familia, de la que había hecho un penetrante retrato de grupo (Offentliche Kunstsammlung), y volvió a Inglaterra. Tomás Moro había caído ya en desgracia, y Holbein halló nuevos comitentes en los comerciantes alemanes de la Hansa de la Romana, para quienes pintó varios retratos y realizó obras de carácter decorativo. A través de la Hansa de la Romana conoció probablemente a Thomas Cromwell (retrato en la Col. Frick, Nueva York, 1532-1533), quien tal vez le consiguió el encargo para su famoso doble retrato Los embajadores (1533, NG, Londres) y casi con toda seguridad le ayudó a ganarse el mecenazgo regio. En 1536 aparece trabajando para Enrique VIII, y el año siguiente emprendió su obra inglesa más famosa, el mural de Whitehall Palace de Enrique VIII, con su padre, su madre y su tercera esposa, Jane Seymour. Aunque esta pintura desapareció en 1698, ha sobrevivido una parte del cartón (NPG, Londres), y la formidable figura del rey, bien plantado y mirando al espectador, es de todos conocida a través de las copias. El único retrato del rey salido indiscutiblemente de la mano de Holbein es un cuadro de medio cuerpo actualmente en el Mus. Thyssen de Madrid, pintura de la que existen numerosas réplicas. El rey envió también a Holbein al extranjero para retratar a alguna de sus posibles esposas: Ana de Cié ves (1539, Louvre) y Cristina, duquesa de Milán (1538, NG, Londres). Otros muchos miembros de la corte fueron retratados en pinturas y en dibujos, hallándose una magnífica colección de los mismos en la Bibl. Real del Castillo de Windsor. Han llegado hasta nosotros muchos diseños para decorados de los últimos años de Holbein, época en la que éste volvió a la pintura en miniatura, a la que tan bien se adaptaba su arte exquisitamente detallista. Los retratos de Holbein ejercieron una enorme influencia en la pintura inglesa, y su obra decorativa contribuyó a introducir en este país el estilo renacentista, si bien ninguno de sus seguidores se acercó a la agudeza de su caracterización ni al virtuosismo de su técnica. Sólo en la miniatura tuvo un digno sucesor: Hilliard.
 
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Holanda
 
Holidad Holismo
 
     

Otros términos : Stern Irma | Atributos polares | Dadá

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta