enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Intervalos de color

 
     
  Organización de colores que pueden seleccionarse dentro del círculo cromático (y.) acorde a ciertas analogías y diferencias entre los mismos. Los colores se seleccionan a distintas medidas de intervalos, es decir, acorde con una relación rítmica, dentro del círculo, guardando deterMinadas secuencias entre ellos. Los grados de mezcla que los tonos puedan sufrir entre sí o con los acromáticos establecen diferentes grados de matiz, provocan sutilezas de color que enriquece la posibilidad de dichas relaciones. La organización puede ser: Monocromática (V.), es decir, un solo color con variantes de valor y saturación; Análogos (V.), es decir, selección a intervalos breves, con semejanza entre los tonos elegidos; alternos o adyacentes (V.), es decir tres tonos seleccionados en base a la alternancia de uno; Complementarios (V.), colores opuestos en el círculo cromático,
por ejemplo azul y anaranjado; Complemento aproximado (V.), uno de los tonos más directamente aproximado al complementario de un color; Doble complemento aproximado (V.), son los dos tonos más cercanos al complemento de un color; Tríada (Vi es una selección de tres colores obtenida a intervalos regulares, puede ser de primarios, secundarios o terciarios; Tríada aproximada (y.), se trata de la selección de dos tonos acorde con la regularidad necesaria en la tríada y un tercero que resulta ser uno de los dos más aproximados de aquel que integraría la tríada; Discordantes (V.), aquellos que no son ni vecinos ni contrarios del intervalo elegido como predominante. Complemento dividido (V.), relación de dos pares de complementarios, uno muy vecino del otro; Armonía de tonalidad (V.), armonía que se obtiene de mezclar cinco de los seis colores fundamentales del círculo cromático, con uno de los primarios, esto es, el sexto color, puede ser rojiza, azulada, amarillenta, etc.; Armonía por reducción de contraste (V.), resulta de la mezcla paulatina de tonos que entre sí son complementarios con un acromático que hace las veces de unificador de las diferencias entre los factores del tono; Secuencias (V.), movimiento de color que resulta de la selección de tonos a diversos intervalos del círculo de color y se adecuan en valor a la escala de valores. Éstas son las relaciones más simples que emergen de una relación de intervalos. Hay otras, como las claves de tipo A y B de Arthur Pope, la sintaxis de color de Arnheim, etc., que presentan mayor complejidad (figs. 2, 3, 35 a, b, c y 68).
Al hablar de intervalos entre dos colores no sólo se hace referencia al grado de distacia, es decir de diferencia entre ellos, sino también al grado de afinidad o relación interna total. Todo intervalo (V.) puede considerarse integrado por intervalos parciales que se refieren a las dimensiones del tono (V.). Es de señalar que la carencia de intervalos de valor hace que una composición pierda todo su interés; si los intervalos son pequeños no se produce la necesaria articulación, si son grandes se produce vibración (V.). Estas dimensiones, pequeño y grande, se determinan según los casos por el campo de la percepción (V.). La carencia de intervalo de valor y saturación entre tonos distintos provoca lo que se denomina contorno débil, dada la casi imposibilidad de visualizar el límite entre zonas de
color, dando como resultado la fusión entre las formas o de éstas con el fondo. Es por lo tanto necesario que exista intervalo en por lo menos uno de los atributos o dimensiones del tono, (V.);. si e! intervalo de valor es pequeño parece ser de interés ampliar los intervalos de color y saturación; en dos tonos cualesquiera puede haber grados de valor y saturación, para los cuales los tonos en cuestión resulten bien organizados, así como tonos de igual valor y saturación pero de color diferente no parecen integrarse bien.
Las dimensiones de los intervalos parecen tener mérito para el atributo color. Así un intervalo de color muy pequeño no se interpreta como algo indeterminado sino como perteneciente a un mismo color, pues el grado de semejanza es muy grande; el intervalo debe ampliarse para que esta sensación desaparezca. Según Moon y Spencer, la relación es de identidad, primera ambigüedad, semejanza, segunda ambigüedad. Llevando esto al campo de la pregnancia (V.) del color, puede decirse que una pequeña diferencia o intervalo en un color tomado como punto de partida o identidad (anaranjado con leve dirección hacia el amarillo, por ejemplo) será interpretado como deformación de pregnancia o primera ambigüedad; un acento en el intervalo (anaranjado-amarillo) provocará la conciencia de otro color pregnante y semejante; un mayor aumento del intervalo (amarillo-verde) produce una segunda ambigüedad, después de esto la relación de tonos es la polaridad o contraste.
Parece ser que un intervalo de color, para resultar 'agradable' en su relación, debe ser lo suficientemente grande para que se interprete como definido.
 
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Intervalos da tactilidad
 
Intimismo
 
     

Otros términos : Delacroix Eugéne | Curry John Steuart | Zoffany Johann

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta