enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Manierismo

 
     
  Término de contenido algo confuso utilizado en el estudio de las artes visuales (y por extensión, en el de la literatura y la música), en que se mezclan connotaciones históricas y críticas. En mayor medida que en la mayoría de las etiquetas estilísticas, hay escaso acuerdo entre los estudiosos acerca de sus límites, y John Shearman empieza su libro sobre el tema (Manierismo, 1967) admitiendo con franqueza: «Este libro tendrá al menos un rasgo en común con todos los ya publicados sobre el Manierismo; parecerá que describe algo bastante distinto de lo que describen todos los demás». El término deriva de la palabra italiana maniera (que significa «estilo» o «buen estilo»), y se popularizó sobre todo gracias a los escritos de Vasari, quien lo utilizaba en sentido positivo en referencia a las cualidades de gracia, equilibrio, facilidad y sofisticación, características bastante evidentes en gran parte del arte admirado en su tiempo. Desde el siglo xvii, sin embargo, prevaleció la opinión de que la mayor parte del arte italiano de la época de Vasari marcaba un declive desde la cumbre de perfección y armonía alcanzada durante el Alto Renacimiento por Leonardo, Miguel Ángel y Rafael, y el término «Manierismo» comenzó a sugerir un arte caracterizado por la artificialidad, la superficialidad y la exageración, una especie de plagio y distorsión de la obra de los grandes maestros. De ser una etiqueta estilística, el término amplió su significado para referirse a una época, pasando a designar el periodo del arte italiano comprendido entre el Alto Renacimiento y el Barroco (es decir, entre 1520 y 1600 aproximadamente). Aunque todavía se aplica fundamentalmente al arte y la arquitectura italianos, también se emplea para referirse al arte de otros países. No fue hasta el siglo xx (y particularmente en el periodo comprendido entre las dos guerras mundiales) cuando apareció una actitud más receptiva hacia el arte manierista; la palabra comenzó a emplearse con neutralidad, sin la connotación de decadencia que la había acompañado tradicionalmente. Tras los revolucionarios logros artísticos de principios del siglo xx, el arte manierista se vio con nuevos ojos, y la obra de artistas largo tiempo ignorados o menospreciados comenzó a considerarse sugerente y original. Entre las cualidades que se asocian con el arte manierista cabe mencionar la tensión, el sentimentalismo, el alargamiento de la figura humana, las posturas forzadas, los sorprendentes e inusuales cambios de escala, iluminación o perspectiva, y los vívidos (y a veces chillones) colores. El acercamiento a la temática suele ser bastante poco convencional; el artista convierte la imagen en una verdadera demostración de su pericia y virtuosismo. En el caso de los mejores artistas manieristas (como Pontormo o Parmigianino), tales preocupaciones condujeron a obras que no sólo son considerablemente sofisticadas, sino también poderosamente perturbadoras y emotivas. Por el contrario, las obras de artistas menos dotados (por ejemplo Vasari en su faceta de pintor) a menudo degeneraron en repertorios de muecas y gesticulaciones insípidas o frenéticas. Cuando el Manierismo dejó de ser objeto de la condena general, las mentes de los historiadores se ocuparon de cuestiones más sutiles, por ejemplo hasta qué punto podía aplicarse el término fuera de Italia (p. ej. El Greco en España, los pintores Romanistas de los Países Bajos, y la Escuela de Fontainebleau en Francia) o a la arquitectura (lo que en un contexto podía considerarse como desprecio juguetón o caprichoso de las reglas de la arquitectura clásica, podía en otro ser tenido por provincianismo chabacano). Mientras que algunos críticos desean ampliar la utilización del término, otros desean limitarlo, y otros más tratan de distinguir lo que consideran elementos centrales del estilo dentro de la etiqueta general del período utilizando el término « maniera». La frase siguiente de S. J. Freedberg [Pintura en Italia: 1500-1600] muestra la confusión reinante: «La primera generación del Manierismo, sus inventores, podían así alcanzar la maniera, pero ésta debe distinguirse de la "alta maniera" o maniera propiamente dicha no sólo cronológicamente, sino también en cuanto a su grado y en algunos aspectos en cuanto a su tipo.» Así, mientras que en general puede considerarse que el término Manierismo implica un estilo elegante, refinado, artificial, autoconsciente y cortesano, el matiz de significado que puede conllevar varía mucho según el contexto y la perspectiva del escritor que lo utiliza.  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Manfredi Bartolommeo
 
maniquí
 
     

Otros términos : Bertoldo di Giovanni | Connotación | Eworth

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta