enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Orientación

 
     
  Referirse a la orientación de las figuras u objetos significa relacionarlos con un marco de referencia, ya que este fenómeno no es absoluto sino como tantos otros relativo, es decir, dependiente de aquello que le sea vecino. Así en el espacio vacío un objeto no estaría al revés o al derecho, pues no existe relación alguna que identifique su orientación.
Es por esto que cuando una figura de ejes relativamente claros (triángulo, rectángulo) se orienta oblicuamente, no se alterará su estructura generando una estructura (y.) nueva y propia; habrá sólo una alteración en su orientación. Según R. Arnheim, la visión de la orientación se halla influida por tres marcos, es decir, la posición del objeto en relación con: 1) el esqueleto estructural del mundo visual circundante; 2) el área cerebral sobre la que se proyecta la imagen; 3) el marco estructural del cuerpo del espectador, tal como se lo percibe quinestésicamente por las sensaciones musculares y el órgano del equilibrio localizado en el oído interno.
Así, en tanto el eje vertical de la figura u objeto observado coincida con la vertical inherente al campo visual (V.) del observador, éstos se verán bien orientados, ocupen la posición que ocupen en el mencionado campo (V.), pues así se proyectan en el área visual del cerebro. Las sensaciones quinestésicas, al dar la posición del cuerpo en relación con la fuerza de gravedad, se encuentran
habitualmente en armonía con las que se siguen del marco de orientación del ambiente.
En una obra plástica la orientación de los elementos se determina fundamentalmente por los ejes horizontales y verticales del campo. En general, la orientación de los diversos elementos (V.) plásticos de una obra se determina por influencias diversas. Lo que el artista se esfuerza en procurar, además del efecto deseado, es que la intensidad de estas influencias resulten claramente proporcionadas, de manera tal que se ordenen jerárquicamente o se compensen entre sí.
Tratándose de figuras ocurre que, cuando ninguno de sus ejes es lo suficientemente fuerte, con lo cual se evitaría que fuera reemplazado por otro eje, la inclinación provoca cambio de forma. Un cuadrado ubicado en actitud (V.) oblicua, es decir, apoyado en uno de sus vértices, se transforma en una nueva figura (romboidal) con estructura propia; las que eran diagonales del cuadrado se leen como ejes de la nueva forma. La resultante de la nueva orientación es: lo estable y simple para el cuadrado; mayor dinámica (V.) y menor simplicidad (V.) para la figura romboidal. Ocurre algo semejante al invertir la figura triangular, aunque geométricamente nada haya cambiado, pero apoyada sobre su lado horizontal se eleva estable, en tanto apoyada en el vértice opuesto a la base, su apoyo resulta precario y su pesada parte superior permanece en inestable equilibrio (V.).
Parece ser que tal cambio aparente de forma, producto de cambio en su orientación, se debe a que en el área cerebral existe predominantemente una dirección que es coincidente con la vertical, pues en los procesos visuales ésta se distingue como fundamento con lo cual todo lo demás se relaciona. (V.) Oblicuidad.
 
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Orgánico
 
Orley Bernard
 
     

Otros términos : buril grabado a | Daubigny Charles-Frangois | Coldstream Sir

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta