enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Rafael

 
     
  (Raffaello Sanzio) (1483-1520). Pintor y arquitecto italiano, artista que muestra en sus obras la expresión más completa de los ideales del Alto Renacimiento. Nació en Urbino, donde la cultura italiana había encontrado uno de sus más distinguidos marcos en la corte de Federico da Montefeltro; su padre, Giovanni Santi, fue escritor y pintor, y se supone que inculcó a su hijo las ideas humanísticas. Vasari afirma que «Rafael llegó a ser de gran ayuda para su padre en las numerosas obras que Giovanni llevó a cabo en el estado de aé modo dominaüte en su obra temprana fue Perugino. Se ha dicho con frecuencia que Rafael fue discípulo de Perugino, pero probablemente eso no sea del todo cierto. Fue muy precoz y trabajaba ya como artista independiente en 1500; su estrecho contacto con Perugino llegó un poco después (h. 1502-1503), cuando era probablemente su colega, más que su ayudante. Que pronto superó por completo a Perugino, se ve comparando Los Desposorios de la Virgen de Rafael (1504, Brera, Milán) con el cuadro de Perugino sobre el mismo tema (Mus. des Beaux-Arts, Caen). Las dos composiciones guardan estrecha similitud, pero Rafael sobrepasa con mucho a Perugino en brillantez y gracia. Al principio de su trayectoria, Rafael trabajó en distintos lugares de Toscana y Umbría. Desde 1504 a 1508 trabajó mucho en Florencia, y éste es el que se cita habitualmente como su período florentino, aunque nunca tuvo residencia permanente en la ciudad. Especialmente influido por Leonardo y Miguel Ángel, su obra se fue haciendo más grandiosa y más compleja. Al período florentino pertenecen algunas de sus más famosas representaciones de la Virgen y niáésiría en la composición y en la expresión. Pinta las sagradas figuras como seres humanos excelentes, sanos, pero con una serenidad y una especie de profunda integridad interior que elimina cualquier duda sobre la santidad del tema. Este sentido de bienestar distingue el arte de Rafael de la obra más inquietantemente intelectual de Leonardo o de las creaciones arrolladoramente poderosas de Miguel Ángel, y naturalmente refleja su propia naturaleza equilibrada. A diferencia de sus dos grandes contemporáneos, no era un genio solitario, sino una figura sociable y asequible, a quien Vasari describe como «tan gentil y afectuoso que hasta los animales le querían». En 1508, a pesar de que sólo tenía veinticinco años, su fama era lo suficientemente sólida para que el papa Julio II le llamara a Roma y le confiara los frescos para una de las estancias papales del Vaticano, la Stanza della Segnatura. Continuó su obra en Roma hasta su muerte, aunque se sabe que volvió brevemente a Florencia en 1515. La Stanza della Segnatura está basada en un complejo programa iconográfico sobre la relación entre la sabiduría clásica y la revelación cristiana. En uno de los muros principales, en la famosa pintura conocida como La Escuela de Atenas, se muestra a los antiguos filósofos, encabezados por Platón y Aristóteles, encuadrados en un gran marco arquitectónico, obra maestra de dibujo en perspectiva. Frente a ella se encuentra la Disputa del Sacramento: los doctores de la Iglesia adoran al Sacramento, mientras encima la Trinidad está rodeada por santos y mártires; aquí, el marco es un amplio espacio abierto. Son obras cuya grandeza y elegancia parecen combinadas sin esfuerzo, y han tenido una influencia continuada y profunda en el arte europeo. Después de completar la Stanza della Segnatura en 1511, se le confiaron a Rafael otros tres apartamentos del Vaticano, pero cuando había terminado el primero de ellos -la Stanza d' Eliodoro-en 1514, sus servicios eran tan solicitados que tuvo que confiar progresivamente en ayudantes (el más destacado de los cuales fue Giulio Romano) para poder llevar a cabo la obra. Los cartones para tapices de la Capilla Sixtina (1515-1516, Royal Col., en depósito en el V & A, Londres), por ejemplo, figuran entre sus más notables diseños, pero tal vez sólo es obra de su propia mano una parte relativamente pequeña. Además de los tapices, Rafael supervisó otros grandes proyectos decorativos en Roma: la Villa Farnesina, con una bóveda sobre la historia de Psique, y un fresco mural sobre Galatea (1511 - 1512), que es de la propia mano de Rafael en su mejor momento; la capilla Chigi en Santa Maria del Popolo (empezada h. 1512), donde diseñó el proyecto completo, que incluía arquitectura, escultura, pintura, mosaicos, estucos e incrustaciones de mármol; y la decoración del techo y las paredes de las Logias del Vaticano (h. 1515 en adelante), que dejaron huella permanente en la decoración europea de interiores. La riqueza del efecto de la capilla Chigi fue una fuente de inspiración importante para obras similares de la época barroca, y es significativo que fuese Bernini quien completara su estructura. Rafael pintó también numerosos retratos, y en ellos se ve mejor la calidad de su oficio en los últimos años. Rivalizan con Leo-nardo en sutileza de caracterización, y con Tiziano en riqueza de colorido, mostrando una gran inventiva en la creación de situaciones psicológicas, al tiempo que proporcionan un notable documento de los círculos en los que se movía (Baldassare Castiglione h. 1515, Louvre, París). Otros encargos importantes de su período romano, en su mayor parte de su propia mano, son los de la Madonna Sixtina (h. 1512-1514, Gemáldegalerie, Dresde), su más famosa pintura de la Virgen con el Niño, y la gran pintura de la Transfiguración (Gal. Vaticana), en la que estuvo trabajando hasta su muerte, y que preludia el lenguaje manierista. En sus últimos años alternó la pintura con la arquitectura y realizó asimismo un informe sobre la antigua Roma. Después de la muerte de Bramante en 1514, se convirtió en arquitecto de San Pedro; Rafael es, después de él, el arquitecto más importante del Alto Renacimiento. Sin embargo, es difícil apreciar su posición, ya que poco de su obra se mantiene tal como él la diseñó. Vasari dice que la muerte prematura de Rafael (el día de su treinta y siete cumpleaños) «inundó de dolor a la corte papal entera». Era rico, famoso y respetado (Vasari dice que el papa, «que lloró amargamente cuando murió», pretendía hacerle cardenal, y su influencia se esparció extensamente ya durante su vida gracias a los grabados de Marcantonio Raimondi. Su reputación póstuma fue cada vez mayor, y hasta finales del siglo xix fue considerado por casi todos los críticos como el pintor más grande que nunca hubiera existido, el artista que expresaba las doctrinas fundamentales de la Iglesia cristiana por medio de figuras que tenían una belleza física digna de la Antigüedad. Llegó a ser el ideal de todas las academias y muchos artistas menores le han imitado vanamente; ha sido gran fuente de inspiración para los grandes pintores clásicos como Annibale Carracci, Poussin y In gres.  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Raeburn Sir Henry
 
Raggi Antonio
 
     

Otros términos : Charonton | Giovanni di Paolo | Ovens Juriaen

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta