enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Renacimiento

 
     
  Denominación aplicada a un movimiento intelectual y artístico que surgió en Italia en el siglo xiv, culminó allí en el xvi e influyó en otras partes de Europa de muy diversas maneras. La idea de un «renacimiento» se remonta al siglo xv, cuando algunos italianos lo utilizaron para referirse al resurgimiento de los valores del mundo clásico tras siglos de barbarie. En el siglo posterior, Vasari desarrolló esta idea de renacimiento sistemáticamente; pensaba que el arte había decaído durante la Edad Media y que Giotto lo había reconducido en la dirección adecuada, alcanzando sus más altas cotas en la obra de su amigo y héroe Miguel Ángel. Esta imagen resulta demasiado simplista para los historiadores modernos, quienes consideran el Renacimiento más como un periodo de cambio gradual que como una ruptura repentina con el pasado. Además, los intelectuales del Renacimiento fueron los primeros en acuñar una identidad propia para el periodo, lo cual confiere al término cierta coherencia. Aunque los eruditos siguen debatiendo sobre la interpretación exacta de muchos aspectos del periodo, lo cierto es que el Renacimiento ha venido a representar el momento en que lo `medieval' se convierte en `moderno' y el mundo de la Edad Media, básicamente dominado por la religión, deja paso a una cultura fundamentada en mayor medida en lo individual. La recuperación de la Antigüedad se percibe con especial claridad en la arquitectura, ya que el vocabulario de la arquitectura clásica es completamente distinto del gótico, y no hay duda de que Brunelleschi ostenta el título de primer arquitecto renacentista. Su interés por los edificios romanos procedía probablemente más de su deseo por resolver problemas de ingeniería que de cuestiones estilísticas, y la aplicación que hizo de detalles antiguos no fue nada dogmática ni arqueológica, sino que demostró una capacidad instintiva a la hora de interpretar el diseño clásico, y sus edificios -basados en sencillas proporciones matemáticas- muestran una lucidez y armonía perfectamente comparables con los mejores modelos antiguos. En lo que respecta a la escultura, el inicio del Renacimiento se ha llevado en ocasiones hasta Nicola Pisano a finales del siglo xiv, de quien sabemos se inspiró directamente en los sarcófagos romanos. Sin embargo, hasta Donatello, a principios del siglo xv, no encontramos a ningún escultor que haya asimilado ampliamente el espíritu de la escultura antigua en vez de limitarse a recoger algunos de sus motivos. El problema de la definición del Renacimiento en pintura, en términos similares, es mucho más complejo, ya que no había virtualmente modelos antiguos conservados de pintura como los había en escultura y arquitectura. A pesar de todo, los escritos de los autores clásicos se referían a la gran fidelidad a la naturaleza que caracterizaba la obra de los pintores clásicos, y esta cualidad se convirtió en un elemento definitorio de la pintura renacentista. Giotto se suele considerar el iniciador de la tradición renacentista en pintura debido a sus grandes avances en el ámbito del naturalismo, pero es más adecuado otorgar este puesto a Masaccio, quien aportó un nuevo rigor científico a los problemas de representación. Masaccio, al igual que sus amigos Brunelleschi y Donatello, era florentino, y por ello es razonable ver en Florencia la cuna del Renacimiento, y en el período en torno a 1425, cuando produjeron algunas de sus obras más innovadoras, uno de los grandes puntos de inflexión en el arte europeo. Florencia siguió conservando su primacía durante todo el siglo xv, pero en el siglo xvi Roma y Venecia se convirtieron en centros artísticos de similar importancia. La culminación del Renacimiento se produjo en el periodo comprendido entre 1500 y 1520, conocido hoy como «Alto Renacimiento». En este periodo, los tres artistas más famosos de la época, Leonardo, Miguel Ángel y Rafael, crearon obras que durante siglos se han considerado modelos de perfección y la culminación de los ideales de todos los artistas que siguieron a Giotto. Bramante representa una cima similar en arquitectura, y sus nobles y graves diseños se consideraban en su tiempo verdaderas recreaciones de la majestuosidad de los edificios romanos. Los ideales y las imágenes del Renacimiento italiano no comenzaron a difundirse ampliamente por el resto de Europa hasta 1500 aproximadamente. Alberto Durero fue el representante más destacado del «Renacimiento nórdico», y cumplió su misión de trasplantar las nuevas ideas italianas a suelo germano. Durante el siglo xvi, cruzar los Alpes siguiendo los pasos de Durero se convirtió en un episodio normal en la carrera de cualquier artista con ambiciones del norte de Europa. Por estas fechas, sin embargo, el arte italiano había entrado en una fase denominada Manierismo, y gran parte del arte de inspiración italiana creado en Alemania, Francia y los Países Bajos en este periodo debe considerarse manierista más que renacentista.  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Remington Frederic
 
Reni Guido
 
     

Otros términos : Barnes Albert | Conclusión | pigmento

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta