enciclopedia y diccionario de arte  
Búsqueda :        
   A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z   #   

 

 
 

Rubens Sir Peter Paul

 
     
  (1577 - 1640). Pintor y dibujante flamenco, la figura más importante e influyente del arte Barroco del norte de Europa. Nació en Siegen, en Westfalia, hijo de un abogado protestante de Amberes que se trasladó a Alemania para escapar de la persecución religiosa; tras la muerte de su padre regresó a Amberes en 1587 con su madre. Había sido bautizado como calvinista en Alemania, pero se convirtió en un devoto católico. Sus maestros fueron tres pintores notablemente mediocres de Amberes, Tobías Verhaecht, Adam van Noort y Otto van Veen. Los dos primeros poco podían enseñarle aparte de la tradición local, pero Van Veen era hombre de cierta cultura, que había pasado unos cinco años en Roma, y sin duda inspiró a su discípulo el deseo de visitar Italia. Rubens fue inscrito como maestro del gremio de pintores de Amberes en 1598, y después de trabajar con Van Veen durante dos años más, partió a Italia en 1600. Queda muy poco de la obra temprana de Rubens; su estilo se formó en gran parte en Italia, donde estuvo establecido hasta 1608. Trabajó al servicio de Vincenzo Gonzaga, duque de Mantua, visitó la mayor parte de los principales centros de Italia para hacer copias para la colección ducal, e igualmente viajó en 1603-1604 a España, llevando regalos de Vincenzo para Felipe III. Sin embargo, los centros más importantes de su actividad en Italia fueron Génova y Roma. En Génova realizó algunos majestuosos retratos de aristócratas (Marquesa Brigida Spinola-Doria, 1606, NG, Washington) que inspiraron a Van Dyck cuando trabajaba en la ciudad, y en Roma encontró la base de su propio estilo grandioso en el arte clásico, los grandes maestros del Renacimiento y Annibale Carracci. Al enterarse de que su madre estaba gravemente enferma, Rubens regresó a Amberes en 1608, pero ella murió antes de su llegada. Italia se había convertido en el hogar espiritual de Rubens (habitualmente firmaba como «Pietro Pauolo») y debió intentar volver, pero su éxito en Amberes fue tan rápido y tan grande que se quedó allí, y a pesar de sus prolongados viajes posteriores a lo largo de su carrera, nunca volvió a ver Italia. En 1609, Rubens fue nombrado pintor de corte del archiduque Alberto y su esposa la infanta Isabel, virreyes de España en los Países Bajos. El mismo año se casó con Isabella Brant, de diecisiete años, hija de un eminente abogado de Amberes. Su autorretrato con su mujer (Alte Pinakothek de Munich), que al parecer pintó para celebrar el acontecimiento, nos proporciona un maravilloso cuadro de los comienzos de su gran carrera, elegante, fuerte y seguro de sí mismo. En muy pocos años afianzó su reputación como pintor preeminente en el norte de Europa, y sus dos éxitos más resonantes fueron los inmensos trípticos de La erección de la Cruz y El descendimiento de la Cruz (catedral de Amberes, 1610-1611 y 1611-1614) que muestran su dominio de la pintura histórica a la Gran Manera y el inmenso vigor de su estilo. La demanda de obras de Rubens era extraordinaria y fue capaz de hacerle frente gracias a un taller muy eficiente. No se sabe cuántos discípulos o ayudantes tenía, porque como pintor de corte estaba exento de inscribirlos en el gremio. La idea de que dirigiera una especie de «fábrica de componer cuadros» se ha exagerado, pues ni siquiera un hombre de su capacidad física e intelectual, al parecer inagotable (se levantaba normalmente a las cuatro de la madrugada y, según relatos contemporáneos, era capaz de trabajar al tiempo que dictaba una carta y atendía una conversación con sus visitantes) habría podido llevar a cabo con sus propias manos el trabajo que supone su masiva producción. Rubens colaboraba con artistas establecidos ( Brueghel, «de Velours», Van Dyck, Jordaens, Daniel Seghers, Snyders y otros), y retocaba cuadros de sus discípulos, cuyo precio dependía del grado de su intervención. En general, sus ayudantes hacían gran parte del trabajo intermedio entre la ejecución del boceto al óleo y los toques finales del maestro. El gusto moderno se ha inclinado por la admiración de estos bocetos y sus dibujos (en los que se evidencia su huella personal en cada pincelada, toque de tiza o de pluma) más que de las obras a gran escala, pero el propio Rubens habría encontrado seguramente esta actitud difícil de comprender, ya que la misma escala y la grandeza de sus obras terminadas les dan una dimensión especial, sinfónica. Rubens no sólo pintaba prácticamente toda clase de temas, sino que también diseñaba tapices, dibujaba ilustraciones de libros y decorados para fiestas, al tiempo que impartía directrices visuales a escultores, orfebres y arquitectos. «Mi capacidad es tan grande -escribía en 1621-, que nunca me ha faltado valor para emprender un proyecto por extenso que fuera de tamaño o diversificado de tema.» En realidad, su producción fue tan enorme que es difícil calcularla; el Corpus Rubenianum, primer intento erudito del siglo xx de hacer un catálogo completo de su obra, empezó a publicarse en 1968 y se espera que se complete en unos treinta volúmenes. El encargo más grande que recibió en Flandes fue la decoración de la Iglesia de los Jesuitas (edificio que también pudo tener participación suya en el proyecto), pero casi toda su obra quedó destruida por el fuego en 1718. Fuera de Flandes, entre los que solicitaron sus servicios se incluyen las familias reales de Francia, Inglaterra y España. Para María de Medicis (madre de Luis XIII de Francia) hizo una serie de veinticinco enormes cuadros sobre su vida (1622-1625, Louvre, París); para Carlos I de Inglaterra pintó una serie de lienzos que representan el reinado de su padre Jacobo I (terminada en 1635), para el techo de la Banqueting House de Londres; y para Felipe IV de España se embarcó en 1636 en una serie de más de cien cuadros mitológicos para su pabellón de caza, la Torre de la Parada (la serie estaba incompleta cuando Rubens murió y la mayor parte de las pinturas acabadas -hechas por ayudantes a partir de sus modelos- se destruyeron en 1710 cuando el edificio fue saqueado durante la Guerra de Sucesión española). Después de la muerte del archiduque Alberto en 1621, Rubens se convirtió en consejero de confianza de la infanta Isabel, que le envió en misiones diplomáticas a España (donde conoció a Velázquez) en 1628-1629 y a Inglaterra (donde Carlos I le nombró caballero) entre 1629 y 1630. En este papel, sus modales educados y su prodigiosa habilidad de lenguaje le resultaron muy ventajosos (hablaba, además del flamenco y el italiano, francés, alemán, latín y español). La esposa de Rubens murió en 1626, y en 1630 volvió a casarse; su nueva esposa fue Helena Fourment, de dieciséis años, hija de un rico comerciante en seda y sobrina de su primera esposa. El segundo matrimonio fue tan feliz como el primero, y el amor de Rubens hacia su familia resplandece a través de muchos de sus últimos cuadros (Helena Fourment con dos de sus hijos, h. 1637, Louvre). En 1635 compró una casa de campo, el Cháteau de Steen, entre Bruselas y Malinas, y en sus últimos años se despertó en él una nueva pasión por la pintura de paisajes; hay soberbios ejemplos en la NG y la Col. Wallace de Londres. La influencia de Rubens en el siglo xvii en Flandes fue arrolladora, y se extendió por todas partes de Europa gracias a sus viajes al extranjero y a las exportaciones de pinturas de su taller, así como a los numerosos grabados que encargó sobre su obra En siglos posteriores, su influencia ha sido igualmente inmensa, tal vez más perceptible en Francia, donde Watteau, Delacroix y Renoir forman parte de sus mayores admiradores. A causa de la variedad sin rival de su obra, artistas de temperamento tan diferente como estos tres pudieron responder a ella con el mismo entusiasmo. La obra de Rubens se encuentra en la mayoría de los grandes museos; entre los que contienen colecciones particularmente bellas están el Prado de Madrid, la Alte Pinakothek de Munich, el Louvre de París y el Kunsthistorisches Mus. de Viena.  
 

 

 

 
 
Ponga un bookmark en esta página :
 
 

 

 

 
 
<< término anterior
 
próximo término >>
Royal College of Art
 
Rublev Andrei
 
     

Otros términos : Flaxman John | Carolus-Duran Charles-Émile-Auguste | Terborch

 

 
Diccionario del Arte
Derechos de autor © 2011 Arts4X.com. Todos los derechos reservados.  Condiciones de uso  |   Política de privacidad  |  Imprenta